La oferta de routers, puntos de acceso inalámbrico y dispositivos cliente, como ordenadores portátiles o smartphones, con vocación profesional y dotados de conectividad WiFi 6 se ha incrementado notablemente durante los últimos dieciocho meses. Y seguirá haciéndolo en el futuro debido a que las ventajas que propone esta norma frente a su predecesora, WiFi 802.11ac, le permiten resolver con mucha más eficacia las necesidades de los escenarios de uso que tienen una alta densidad de conexiones.

WiFi 6 no acarrea únicamente un incremento sensible de la velocidad de transferencia; también introduce las mejoras necesarias para aumentar el alcance de las redes inalámbricas, minimizar la saturación, implementar conexiones más seguras y reducir el consumo de los dispositivos conectados. Algunas de estas ventajas se desarrollarán aún más en WiFi 6E, la revisión en la que ya está trabajando WiFi Alliance, y que promete marcar la diferencia en los escenarios de uso profesionales manteniendo una compatibilidad total con las normas WiFi anteriores

Para continuar leyendo la noticia en la página web original pulse AQUÍ