Por mucho que nos esforcemos en mantenernos alerta, los métodos de phishing y robo de datos continúan evolucionando para pasar cada vez más inadvertidos. Así lo ha demostrado Ginp, el último troyano que ha atacado los terminales Android de los españoles.

Con un origen todavía desconocido, la primera alerta nos llega con un mensaje enmascarado como una petición de permisos para Adobe Flash Player, la cual en el caso de ser aprobada, permitirá que este malware se autoconceda una serie de permisos adicionales.

De esta manera, cuándo abrimos nuestras aplicaciones de banca, este malware abrirá un proceso en segundo plano para mostrarnos en su lugar una pequeña máscara, totalmente idéntica, con la que robar nuestras credenciales.

Par ver la noticia en la página web original pulse AQUÍ