Cuando Julio se ha levantado hoy, su teléfono le ha recordado que en su agenda tiene dos tareas que no puede dejar pasar. Acudir a una reunión de trabajo a primera hora y localizar un disfraz para que su hijo lo lleve el día de las profesiones que organizan en el colegio.

Además, dentro de poco se cumplirán 20 años del día en que su pareja y él se conocieron. Afortunadamente, tiene un ‘asistente personal’ que se encargará de que lo celebren a lo grande y les dará todo hecho.

Su teléfono sabe que ese día especial se acerca y conoce los gustos tanto de Julio como de su cónyuge. Así que organiza un viaje a una de sus ciudades favoritas. Reserva habitación en el hotel donde se alojaron la primera vez que visitaron la ciudad, localiza un pequeño restaurante para cenar y, por supuesto, busca los vuelos más adecuados para viajar allí el próximo fin de semana.

Con todo listo, presenta el plan a Julio que, sin dudarlo, da su aprobación. Y sin que haya tenido que hacer nada.

Para seguir leyendo la noticia en la página web original, pulsar aquí