Con nuestros alumnos de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, tenemos un debate acerca del futuro de la robótica y la Inteligencia Artificial. Con este artículo intentamos ayudar a comprender mejor este campo en auge.

Pienso, luego existo. Es una frase que todos hemos escuchado antes, base del pensamiento filosófico moderno. Pero si intentamos definir, ¿que es el pensamiento? ¿Qué es la inteligencia? ¿Y se puede afirmar que una máquina pueda tener ambos? Por lo tanto nos damos cuenta que avanzar en la Inteligencia Artificial pasa por entender mejor como pensamos y no tanto de como piensa la máquina.

Para poder explicar mejor que es la Inteligencia Artificial, vamos a considerar este pequeño experimento.

Inteligencia Artificial – La habitación China

Imagine una habitación cerrada. Dentro de la habitación hay muchas personas sentadas en escritorios. Al final de la habitación, un trozo de papel es introducido por una ranura, con símbolos y letras. La gente de la habitación realiza los pasos para los que han sido entrenados: dividen ese papel en trozos más pequeños,  y marcan unas casillas según lo que hay en su trozo de papel – una línea diagonal en la parte superior derecha, marcar casilla 2-B, forma de cruz en la parte de abajo, marcar 17-Y, y así hasta terminar con la información que recibieron.

Cuando han terminado, pasan el papel a la otra parte de la habitación. Esta gente miran las casillas marcadas, y habiendo sido entrenados de manera diferente, hacen marcas en un tercer papel: si la casilla 2-B está marcada, hacer una línea horizontal, si la casilla 17-Y está marcada, realizar un círculo a la derecha. Todos ellos les dan las piezas de papel a una persona que se encarga de juntar todas las piezas y pone el producto final en otra ranura.

El papel a la entrada estaba escrito en chino, y el papel a la salida es una perfecta traducción al Inglés. Pero ninguno de los que estaban en la habitación habla ninguno de los lenguajes.

Este experimento imaginario, planteado inicialmente por el pionero en computación John Searle, es comentado siempre que se intenta explicar la inteligencia. Con suficientes personas, puedes hacer que la habitación complete casi cualquier tarea: dibujar o describir imágenes, traducir cualquier lenguaje, factorizar números enormes. Pero, ¿se puede llamar a esto inteligencia?

Conclusión

Si en lugar de personas, la habitación está llena de transistores, tienes una buena analogía para los ordenadores. Entonces la pregunta que debemos hacernos es, ¿puede un ordenador ser un ejemplo de habitación china más complejo? ¿Y si en lugar de transistores fueran neuronas lo que sustituye a las personas en la habitación? ¿Es el cerebro el ejemplo más grande de habitación china?

Continuará en la próxima entrada de Instituto Tame.

Fuente: TechCrunch