La formación profesional en sus distintas vertientes -tradicional o dual- se presenta como una de las opciones que favorecen la inserción laboral de los más jóvenes y la innovación y competitividad en las empresas.

La semana pasada arrancó un nuevo grado medio en Galicia: FPDual de Técnico de Comercialización de productos Alimentarios. Un total de 63 alumnos se han apuntado a este programa, impulsado por la Xunta de Galicia y Aecoc. Se realiza en seis centros y ofrece prácticas remuneradas en nueve empresas, entre las que se encuentran Auchan Retail, Carrefour, El Corte Inglés y Eroski que abrirán sus puertas a un máximo de 16 estudiantes en prácticas.

Teoría y práctica, tándem perfecto

Es de uno de los últimos grados que se suma a esta variante de la formación profesional basada en la FPDual alemana, en la que los centros de formación y las empresas trabajan para preparar a los jóvenes. Se combina la formación teórica en aula con las prácticas en empresas y ambas puntúan en la nota final. Por esta razón, la FPDual requiere la figura de un tutor en la empresa que haga un seguimiento y evaluación de los progresos del alumno. En el grado gallego se contempla una remuneración del alumno que, según explica Guillen Savans, senior project manager de la Fundación Bertelsmann, no existe en otros casos: “En España el sueldo no es obligatorio en FPDual, se fija por comunidad autónoma por la transferencia de competencias en materia de educación. Por ejemplo, en Andalucía y Extremadura no se contempla, en Madrid existe beca, en País Vasco y Cataluña conviven beca y contrato, una modalidad esta última que se da en Baleares y Aragón”.

Para seguir leyendo la noticia en la web original pulse AQUÍ