Durante el pasado mes de Septiembre, Blackberry realizó un comunicado informando que iban a detener la producción y fabricación de teléfonos móviles, algo que les había caracterizado hasta ahora.

Antes de ser arrollados por Apple y Android, Blackberry disponía de un gran sector dentro del mercado móvil. Incluso el presidente de EEUU, Barack Obama, instaba a sus oficiales a utilizar los dispositivos Canadienses.

Hace años que el mercado en Estados Unidos y Europa se estancó y ninguno de los cambios realizados últimamente por la empresa conseguía arreglarlo, como cambiar a sistema operativo Android.

El paso de abandonar el mercado de fabricación de móviles, es una estrategia impulsada por el jefe ejecutivo de Blackberry, John S.Chen, para llevar a la empresa a un futuro de desarrollo de software y dispositivos inalámbricos. Con esto pretende cambiar los números de Blackberry de negativos a positivos.

De esta manera Blackberry sigue los pasos de otros grandes del sector, como Nokia que parece haberse convertido en una empresa de software, dejando atrás su pasado como gigante de la telefonía móvil.

Sólo el tiempo será capaz de decir si esta estrategia es la adecuada para salvar Blackberry, pero algo está claro y es que en los últimos años se habían descolgado mucho de la lucha por un pedazo del mercado, por lo que un cambio de rumbo era algo necesario.

Esperemos tener noticias pronto de una empresa que ha sido pionera en muchos aspectos del sector.